February 1, 2018

September 24, 2017

Please reload

Entradas recientes

Desapegarse de los padres y relacionarse positivamente con los suegros.

April 2, 2018

1/3
Please reload

Entradas destacadas

Desapegarse de los padres y relacionarse positivamente con los suegros.

Uno de los desafíos claves al momento de casarse y construir tu propia familia es que debes dejar a tus padres como prioridad número uno y ahora centrar más tu atención en el hogar que estás formando con quien elegiste como compañero/a de vida. Ojo !! No se trata de "abandonar" a tus padres, sino hacer bien la transición para construir ahora tu propia familia. El punto es que esto no siempre resulta tan fácil…

 

Es común, sobretodo en personas que no han vivido solas antes, sino que pasan de la casa de sus padres a la de su pareja, tener dificultades significativas de adaptación, pues son demasiados cambios!!!:

 

  • Cambiarse de casa, barrio, vecinos…

 

  • Cambiar horarios y costumbres (programas de tv que se ven, formas de ordenar, cocinar y comer, hacer aseo, entre otras). Aquí ingresa el desafío importante de distribuirse equitativamente las tareas del hogar. Si nunca antes habías prendido una lavadora o hasta el agua para el té se te quema, es momento de humildemente ir aprendiendo (está permitido al comienzo llamar a tus papás por consejos).

 

  • Enfrentarse a la exigencia de ser más autónomo (mientras más te sobreprotegieron antes haciendo todo por ti, más te será difícil hacerte cargo de ti mismo. Desde tareas como despertarte solo, organizar tus tiempos para balancearlos con el otro y con los quehaceres, pagar tus cuentas y las del otro, recuerda que ahora muchas cosas ya no son tuyas o del otro, sino que hay que ir formando un “nosotros”, y un largo etc.).

 

  • Ahora es posible vivas más momentos de silencio y soledad (cuando el otro está en el trabajo, hobbies o en sus quehaceres y no hay nadie más en casa) y estarás contigo mismo/a en el desafío de cómo disfrutar de tu tiempo y crear rutinas que te motiven.                   Acá es fundamental no enojarte porque el otro te dejó en esa “soledad” sino más bien ver cómo cada uno genera una vida rica a nivel individual, y en paralelo diseñar un nosotros sólido. Sí, definitivamente estás frente a uno de los desafíos más grandes del ser humano: construir como adulto una vida significativa y feliz, donde tu pareja viene solo a enriquecer esa vida, pero no puedes darle la responsabilidad de tu felicidad, pues esa dependencia puede generar sufrimiento y agobios innecesarios.                                                    Si antes, en tu rol de hijo / hija viviendo con tus padres no te veías en esa necesidad, ya es tiempo de tomar el rumbo y crecer. Si no sabes cómo hacerlo, tranquilidad ante todo, no para todos es fácil encontrar la forma de disfrutar la vida dándole sentido, puedes buscar ayuda en buenas conversaciones con tus amigos, observar figuras que te inspiren o incluso buscar un espacio terapéutico para conocer más de tus fortalezas, tus miedos, tus sueños y poco a poco ir delineando cómo quieres vivir tu vida.  

 

Además de esto, es clave considerar algunos puntos para que la relación con los padres no interfiera en la relación de pareja:

 

  • Si frente a cada pelea amenazan con romper el vínculo, con el tiempo la seguridad que tienen en él se debilitará, aumentará la desconfianza y costará más entregarse plenamente. Si ante los enojos reaccionas con un “me voy donde mis papás”, ten cuidado pues puede ser que una de esas idas sea permanente por no tener la posibilidad de ustedes aprender a reaccionar frente a los problemas y estar buscando refugio y soluciones en los padres aún.

 

  • Si llegas tras peleas donde tus padres o les cuentas cada enojo con tu pareja, es altamente probable que tus padres se molesten con él o ella y su actitud sea distinta, lo cual interferirá en la relación aunque para ti el problema ya se haya solucionado.

 

  • Si deben visitar a los padres de ambos los fines de semana, resguarda que no sean todos, sobretodo si en la semana por temas laborales no logras compartir mucho con tu pareja, intenta que esos días sea prioridad estar juntos y llegar a acuerdos y tiempos de visitas que no les repercutan negativamente en su relación.

 

  • Si quieres invitar a casa a tus padres o hermanos, recuerda siempre preguntar al otro si está de acuerdo o fijar juntos un día ideal para ambos, recuerda que no es tu casa ni la de él, es de los dos, hay un nosotros, por lo tanto llegar a casa y ver a los suegros instalados todos los días tomando once puede resultar una invasión de espacio, generar sentimientos de ser poco considerado y resentimientos.

 

  • Aprende también a poner límites a tus padres, decir “a mi hijo le gusta más mi comida que la tuya” o críticas que hacen sentir mal a tu pareja no pueden sostenerse en el tiempo. Proteger a tu pareja de opiniones dolorosas, decir a los padres que no pueden venir a casa sin preguntar antes, ni enojarse porque les dices que no puedes ir a almorzar tooodos los Domingos son tareas necesarias para que todos puedan crecer y avanzar en esta nueva etapa. Si las cosas no se dicen a tiempo y se acumulan, pueden explotar después de mala forma.  

 

  • Aunque tu pareja se queje de sus padres o hermanos, recuerda nunca hablar mal de su familia, aunque uses sus mismas expresiones, recuerda que después de todo es su clan de origen, por lo que independiente de tu opinión, es clave mostrarles respeto. Escucha a tu pareja, pregúntale cómo le gustaría tu la apoyaras en los distintos temas familiares y mantén un trato cordial y amable con ellos. Muchas veces las parejas pueden ayudar a que los hijos y padres se logren perdonar, acercar y manejar mejor sus diferencias, lo cual es un aporte tremendamente valioso para todos.

 

Los suegros pueden ser un aporte a la vida de ambos miembros de la pareja, por eso es importante tener una relación sana, de cuidado y aprecio mutuo, no abusar de los abuelos en la crianza (recordar ellos también necesitan tiempo libre, descansar y hacer su vida), conversar amablemente las diferencias buscando llegar a acuerdos,

 

agradecerse constantemente la ayuda más que darla por hecho y reconocer el gran trabajo que hicieron criando a la persona que amamos, pueden ser grandes pasos.

 

PD. Mientras más amable eres con tus suegros, más gratitud tendrás de tu pareja, por eso usa tu creatividad para estar atento a los detalles!! ayudar a tu suegro en tareas pesadas de su propio hogar, elogiar a tu suegra por sus comidas o atenciones, darle una rosa para el día de la madre también por haber criado tan bien a su hijo/a, proponle a tu pareja regalarles una cena o experiencia especial para el día de los enamorados a ellos (mostrándoles lo importante que es para ustedes como modelo también el que ellos se mantengan juntos), entre tantas otras acciones pueden acercarlos mucho más y seguir construyendo entre ustedes una relación saludable y positiva para todos.    

 

 

Autora: Mónica López Hernando, Psicóloga clínica, terapeuta familiar y de pareja, especialista en felicidad.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos