February 1, 2018

September 24, 2017

Please reload

Entradas recientes

Desapegarse de los padres y relacionarse positivamente con los suegros.

April 2, 2018

1/3
Please reload

Entradas destacadas

Regreso de Vacaciones al Colegio. Ideas para facilitar la adaptación.

February 19, 2019

¿Cuáles son los principales cambios que deben enfrentar los niñ@s al adaptarse a la rutina del colegio después de las vacaciones? ¿Qué recomendaciones se les debe dar a las familias para volver a los hábitos de estudio y de horarios?

 

Uno de los desafíos más difíciles para padres e hijos luego de las vacaciones es regirse por horarios diferentes para dormir, comer y para cumplir con las responsabilidades laborales o escolares. Es por esto que lo ideal es que al menos una semana antes, comiencen a retomar los horarios para dormir que tendrán luego en el colegio, así podrán descansar mejor y levantarse más temprano sin tanta dificultad. Asimismo, retomar horarios para bañarse, comer y disminuir la cantidad de tiempo en pantallas es esencial para que al retomar el colegio puedan tener una mayor capacidad de atención y disfrute.

 

Por otra parte, si bien muchos hábitos se diluyen en vacaciones, uno puede mantener esos espacios durante todo el año para mantener la perseverancia y que el hábito se integre realmente en nosotros (no solo en los más chicos!). Por ejemplo, si se destina una hora diaria a hacer tareas o estudiar, en vacaciones o fines de semana puedes destinar esa misma hora a leer o investigar un tema de tu interés para aprender algo nuevo. 

 

Si los más pequeños e incluso los adolescentes ven que sus papás se dan el tiempo para leer, compartir positivamente con amistades, salir al aire libre, hacer actividad física, comer y descansar adecuadamente, tener un buen uso del tiempo libre sin estar tanto pegados a celulares o pantallas, será más fácil que ellos puedan acercarse a ese modelo. Incluso puede ser una actividad en familia: ir a leer al parque, con los pies descalzos en el pasto puede ser mucho más reponedor que horas de Netflix...

 

Los ciclos son importantes, y antes de que Marzo comience todos como familia pueden sentarse a conversar sobre qué hábitos desean retomar o implementar, cuáles son los "ladrones de tiempo" que les están impidiendo concretar aquellas cosas que desean y qué desafíos podrían proponerse cada uno para este 2019. Es ideal que puedan escribirlos en un lugar visible que se los recuerde para no soltar esta intención. Algunas ideas concretas que pueden ayudar en esta transición son:

 

- ORDEN: Tener demasiadas cosas hace que sea más fácil tener desorden, no encontrar lo que queremos y gastar mucho tiempo en esto, dejando de valorar nuestras cosas. Por ésto, Marie Kondo ha tenido tanto éxito con su serie "A ordenar", pues un ambiente que nos agrade va a facilitar que podamos sentirnos mejor en él y cumplir nuestros propósitos. Revisen su hogar y saquen de él todo lo que no necesitan y ya no les genera emociones positivas, desde ropa, juguetes, libros que no volverán a leer, utensilios de cocina, y más (pueden donarlo en tiendas de Coaniquem, grupos de Facebook "Tedoy", etc). Tener un escritorio o lugar para estudiar que tenga alguna planta e idealmente luz natural puede ser de mucha ayuda para concentrarnos.

 

- ALIMENTACIÓN:  El exceso de colorantes artificiales y azúcar genera hiperactividad y mayor cansancio en las personas. Una alimentación más saludable puede ayudar a que todos nos sintamos mejor al regreso de vacaciones para empezar el desafío laboral o escolar. Propónganse cambios como familia como eliminar las bebidas gaseosas o juntos el día domingo hacer colaciones saludables (por ejemplo, pueden hacer sus propias barritas de cereal: la base son 2 plátanos y 1 taza avena, a eso puedes agregarle lo que desees: canela, cacao, miel, trocitos de manzana o almendra, etc. Se van al horno pre-cortadas por 25 minutos a 180 grados, simple y saludable! Duran hasta 4 días en el refrigerador). El sobrepeso en los chicos es cada vez más alarmante y perjudicial para su calidad de vida futura. Tomemos acción desde ya y empecemos a eliminar alimentos procesados (papas fritas, ramitas, etc) pues no solo mejorará nuestro peso sino también nuestro ánimo y salud general.

 

- SUEÑO:  Tener un buen descanso es ideal para nuestra salud y rendimiento en general. Lo ideal es que no hayan pantallas en la habitación, que los chicos puedan desconectarse al menos dos horas antes de dormir de ellas y que el celular no esté en nuestro velador o bajo la almohada vibrando o iluminándose con las notificaciones (lo cual afecta nuestra capacidad para llegar a un sueño reparador). Si lo usas como alarma, quizás sería buena idea cargarlo fuera de la habitación y comprarte un reloj a pilas o radio reloj como las antiguas para evitar que lo primero y lo último que veas en el día sea tu celular... definitivamente es mejor conectarse con uno mismo o con quien duerme a tu lado... 

 

El dormir todo el sábado o domingo para "recuperar el sueño de la semana" es menos efectivo de lo que pensamos y hace que nos cueste mucho más los días después pues cambiamos el ciclo de nuestro sueño. Intenta levantarte máximo 2 horas más de lo que lo haces en la semana, y disfruta tu día con actividades que te den felicidad y devuelvan la energía, reír y disfrutar con quienes quieres es de mucha más ayuda que dormir 14 horas seguidas...

 

- ACTIVIDAD FÍSICA: Nos ayuda a subir nuestro ánimo y estimular no solo nuestra salud física sino también mental, ayudando a nuestro cerebro a mejorar su productividad y rendimiento. Salir en familia a andar en bicicleta, jugar en el parque, o caminar ayudará a que luego puedan tener una mayor receptividad al aprendizaje, que si han estado todo el día encerrados en casa. Que los chicos después del colegio puedan tener un espacio de juego activo y luego de hidratarse muy bien, centrarse en las tareas y estudiar, puede facilitar su retención.

 

- RESPONSABILIDADES: Muchos padres creen que es mejor que los chicos solo se centren en estudiar cuando están en etapa escolar, liberándolos de todas las otras tareas. Las investigaciones muestran justamente lo contrario.  Desde pequeños es importante que los chicos tengan tareas acordes a su edad (regar plantas, hacer sus camas, dar comida a la mascota, llevar ropa sucia al lavado, poner y levantar la mesa, lavar platos, etc.) y puedan aprender así a colaborar, trabajar en equipo y asumir sus responsabilidades sin tanto reclamo, pues sabe que todos tienen y cumplen las suyas dentro de la familia. No se les debe pagar o dar premios materiales por hacer sus camas, sino más bien incentivar con cariño y felicitaciones. 

 

- AHORRO Y PLANIFICACIÓN: Un desafío que puede ayudar para este 2019 es que los chicos desde los 6 años ya están listos para ir manejando su propio dinero, tener semanalmente aunque sea 100 pesos y ayudarlos a crear conciencia del valor de las cosas es algo que previene a futuro deudas y compras compulsivas problemáticas. Si por ejemplo, tu hijo quiere algo caro, puedes decirle "si tu ahorras y me das el 30%, podemos comprarte eso", así podrán perseverar y esforzarse por un objetivo, valorar más sus posesiones. Incluso en adolescentes puedes incentivarlos a vender juguetes y cosas que ya no usen y con ese dinero comprar lo que sí quisieran. Enseñarles a manejar el dinero puede ser una enseñanza que los beneficie en muchos temas, incluso a organizarse, planificar y tolerar mejor las frustraciones, postergando responsablemente el deseo inmediato de obtener algo. Asimismo, tener una agenda desde pequeños (desde los 10 años es una edad en que ya pueden comenzar muy bien) los ayudará a ordenarse mejor, gestionar mejor sus tiempos, cumplir sus compromisos y sueños, y tener una herramienta que ha demostrado que ayuda muchísimo al bienestar y felicidad. 

 

- ¿Y si los niños no quieren cumplir con sus compromisos? ¿Cómo debe reaccionar la familia ante esto? (Por ejemplo, si los niños no quieren levantarse en las mañana)

 

¿Qué harías si tu hijo solo quiere alimentarse de dulces, no ir al colegio, jugar videojuegos todo el día, cruzar con luz roja, salir a la lluvia sin abrigarse e ir a la playa sin protector solar, pues simplemente dice que no le gusta? ¿Lo permitirías?

 

Es importante que exista respeto por las reglas básicas y responsabilidades que cada uno debe cumplir, entendiendo son por el bienestar de cada uno. A veces puede darles flojera bañarse, ir al colegio, hacer tareas o hacer cosas que no les agradan tanto, pero es clave ir integrándolas en la rutina con amor. Si le repito 10 veces que debe levantarse y las últimas son con gritos, es posible que ya el chico sepa que no es necesario levantarse a la primera pues vendrán 9 avisos más... Además irá asociando ese momento como algo tenso y de conflicto para todos, lo cual generará más resistencia. Si sabes que no funciona, no hagas más de lo mismo. Decidan juntos un cambio en las mañanas, dale espacio para que el niño o niña proponga ideas, incluso ayudarse entre los hermanos. Por ejemplo, si dice despertar con mucho sueño, entonces la hora de acostarse deberá ser más temprano... Si sabe que si se levanta de inmediato podrá disfrutar de su música favorita en un desayuno rico en familia, podría ser un incentivo... levantarse 15 minutos antes todos puede hacer una diferencia importante en cómo empezamos el día.

 

- ¿Qué consideraciones debe tener el docente o colegio ante posibles cambios conductuales de los niños en los primeros días de colegio?

 

Entender que están adaptándose aún al cambio y no etiquetar ni prejuzgarlos por estos primeros días. Si vemos que las dificultades persisten, es clave hablar con los padres, no solo en reuniones de apoderados sino acercarlos preventivamente con el fin de ser equipo con objetivos en común desde el comienzo y estar alerta a cómo apoyar juntos el proceso de aprendizaje del niño o niña. 

 

Es natural que los niños y niñas estén más conversadores y distraídos los primeros días, incluso pueden quedarse más dormidos, puesto que hace mucho no ven a sus compañeros y quieren contarles lo que hicieron estos meses, además de estar aún regulando los ciclos de sueño. Lo ideal es que las primeras semanas las clases puedan ser más participativas, con bastantes ejercicios prácticos y trabajo en equipo para que los chicos vayan canalizando esa energía con la que vienen hasta poco a poco ir tomando el ritmo nuevamente.

 

Si vemos que nuestros hijos no quieren ir al colegio, los vemos más irritables, callados y con dificultades para insertarse socialmente, puede ser de ayuda buscar apoyo de un psicólogo que acompañe y guíe en esta etapa. Recuerden que no solo se asiste a terapia para "resolver un problema o patología" sino también para fortalecer autoestima, habilidades sociales, y adquirir herramientas que les permitan aprender a ser más felices no solo a los niños sino a toda la familia.

 

Entrevista hecha por periodista Romina Jaramillo para extraer parte y publicar en Diario La Tercera del 18 Enero 2019. 

 

Autora:

 

Mónica López Hernando, psicóloga, terapeuta familiar y de pareja, especialista en felicidad y directora Instituto del Bienestar. www.psicologamonicalopez.cl

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos